Jesus Nazareno de la Indulgencia

 

Esta sagrada escultura data del tiempo de la Colonia, se le ha atribuido al escultor Alonso de La Paz y Toledo, sin embrago no existen documentos que lo respalden. Su nombre titular se debe a Sor Encarnación Rosal, quien pidió a Dios por medio de esta sagrada imagen por el cese de una epidemia de cólera que azotaba la ciudad capital.

La epidemia cesó y en memoria de aquella gracia recibida nació el titulo de Jesús Nazareno de “La Indulgencia.” Sus cortejos procesionales se inician el Marte Santo de 1968. En 1974 se incorpora a su cortejo procesional la imagen de la Santísima Virgen de Dolores, cabe mencionar que siendo una procesión relativamente nueva contaba con poca afluencia de participantes por lo que ambas imágenes eran procesionadas en la misma anda.

En 1982 se estrenan dos bellas andas procesionales y las sagradas imágenes del Nazareno de La Indulgencia y La Santísima Virgen comenzaron a salir separadas, dándole mayor esplendor al cortejo de Martes Santo, el cual para entonces ya estaba bien establecido y la afluencia de devotos se contaba en números ascendentes.

En 1994 el pequeño templo de Las Beatas de Belén se vistió de gala para conmemorar las “Bodas de Plata” procesionales del Señor de La Indulgencia. En 1997 y por decisión de Monseñor Oscar Urízar, la junta directiva de su hermandad fue relegada de su cargo, dando paso un periodo de desaciertos y malas decisiones que afectaron grandemente a su hermandad, el retiro de los antiguos directivos probó haber sido una mala disposición...

El 5 de Enero del año 2002, los antiguos directivos fueron llamados para volvieron a encargarse del culto del Nazareno de La Indulgencia. Y el cortejo procesional del Martes Santo comienza a retomar su esplendor y solemnidad. Su marcha oficial se titula “Jesús de La Indulgencia .”

La Asociación de Jesús de Las Beatas de Belen, El Nazareno de la indulgencia, dirigida por Monseñor Marco Aurelio Gonzáles Iriarte y Luis Manuel Camposano Ávila es la entidad encargada del culto de veneración de tan singular y devota imagen.

Oscar G. Ortiz